Seguro que alguna vez después de un día de lluvia y barro has dejado la bici  de lado, te has olvidado de limpiarla y cuando has ido a usarla de nuevo te has encontrado con el estropicio producido por el barro seco. Además de que brille y reluzca, es importante mantener tu bicicleta limpia para alargar la vida de sus componentes, así como secarla bien para prevenir la oxidación.

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA LIMPIAR Y DESENGRASAR TU BICICLETA

Utiliza una máquina específica para limpiar bicicletas, está pensada para disparar agua a la presión adecuada. VER PRODUCTO AQUI 

Una manguera o ducha también sirve en el caso de no tener una máquina específica.

Evita el uso de máquinas de alta presión, como las que se utilizan para limpiar coches, ya que podrías dañar rodamientos, ruedas u otros elementos delicados. Si no te queda más remedio, dispara el agua como mínimo a una distancia de metro y medio.

KIT NECESARIO PARA LA LIMPIEZA DE LA BICICLETA

  • Balde con agua limpia
  • Jabón: Existen jabones específicos para limpiar bicicletas, que nos ayudan a limpiar la grasa y suciedad del cuadro. Puedes utilizar otro tipo de jabón, pero los especiales para bicicleta no son agresivos con la pintura ni con los componentes.
  • Un par de trapos: Uno para limpiar las zonas más sucias y otro para secar.
  • Esponja: Las típicas grandes para limpiar coches, esas funcionan a la perfección para limpiar bicis también.
  • Guantes de látex: No son imprescindibles pero sí recomendables, así tendremos nuestras manos protegidas de grasa y de elementos agresivos como el desengrasante.
  • Cepillos: Perfectos para llegar a zonas de difícil acceso, como bujes y cassette.
  • Desengrasante: Para eliminar la grasa de la cadena y de todo el sistema de transmisión.
  • Aceite lubricante o cera: Una vez tengamos la cadena y transmisión limpia necesitamos que quede todo bien lubricado.

PASOS PARA LIMPIAR Y DESENGRASAR TU BICICLETA

1. Desmonta las ruedas

Te será mucho más fácil llegar a sitios de difícil acceso del cuadro y  también serán más manejables para limpiarlas por separado. Usa abundante agua y jabón. 

2. Empezamos limpiando el cuadro

Para no tener que limpiar zonas de la bici dos veces, es importante que limpies siempre de arriba a abajo.

Primero a lo gordo. Moja cuadro, manillar, horquilla, tija, sillín, bielas y pedales. Como hemos comentado anteriormente no utilices agua a demasiada presión y no apuntes directamente a suspensiones ni rodamientos.

VER PRODUCTOS AQUI

3. Sigue con la transmisión

Una vez esté todo mojado, echa el desengrasante a la transmisión: cadena, plato, piñones y deja actuar. Intenta que no caiga en nada en las pastillas de freno, podrían contaminarse y te tocaría cambiarlas o limarlas. Un follón. Pon un trapo alrededor del disco de freno, o un protector especial, y te aseguras así que no caerá nada.

Mientras tanto, aplica el jabón en spray en toda la bicicleta y con la esponja empieza a limpiar desde la parte superior del cuadro hasta la inferior. Puedes utilizar una esponja o un cepillo suave. Fíjate bien en el interior de la horquilla, tirantes traseros y parte inferior del pedalier.

VER PRODUCTOS AQUI 

5. Cepilla los bujes

Antes de enguagar, dejamos que el jabón sigue actuando en el cuadro y limpiamos con comodidad las ruedas: cubiertas, llantas, radios y bujes con la esponja. Previamente limpiamos la esponja en el cubo de agua limpia. Para limpiar los bujes podemos ayudarnos de unos cepillo especial que nos permite llegar cómodamente a los rincones entre radios y buje.

VER PRODUCTOS AQUI 

6. Monta las ruedas

Y enjuaga con agua abundante pero sin aplicar demasiada presión a las zonas delicadas.

7. Secado y lubricación

Antes de acabar seca toda la bicicleta con uno de los trapos limpios. Es muy importante que quede todo seco, incluso en el interior de tornillos y cierre.

Finalmente lubrica la transmisión. Puedes utilizar lubricante en aceite o cera para la cadena. Acuérdate también de aplicar un poco a los pedales. En este punto podemos aprovechar para sacar la tija, secarla bien y aplicar grasa de montaje, así nos evitaremos ruidos molestos.

VER PRODUCTOS AQUI

8. El toque final

Para mantener nuestra bici como el primer día que la sacamos de la tienda podemos aplicar un protector que la deja brillante (o mate, según el acabado) y le proporciona una capa de protección que evitará que el polvo y la suciedad se adhieran con facilidad.

VER PRODUCTOS AQUI

¿Cada cuánto tiempo hay que lavar la bicicleta?

Para este pregunta no hay una regla fija. Evidentemente si sales a rodar cuando acaba de llover, te tocará limpiarla ese mismo día, pero si la dejas aparcada en el trastero durante mucho tiempo también te tocará limpiarle el polvo y volver a engrasar. Y en cuanto a la lubricación nosotros recomendamos aplicarlo en mountain bike después de cada salida y cada dos o tres en bicicleta de carretera con un tiempo seco.

 

Referente: https://www.santafixie.com/blog/como-limpiar-tu-bicicleta-correctamente/

more sports cl Admin